viernes, 3 de junio de 2016

Daniel Angelici, operador judicial de Macri, concretó una venganza contra Zaffaroni


El Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, comandado por el PRO, le suspendió la matrícula de abogado al ex juez de la Corte.


El Tribunal de Disciplina del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal decidió suspender la matrícula del exjuez de la Corte Suprema Eugenio Raúl Zaffaroni. El CPACF está presidido por Jorge Rizzo, un viejo militante del gremialismo de los abogados que en los últimos años selló una alianza con el PRO, al punto de llevar al operador judicial del Gobierno, Daniel Angelici, como su vice en los comicios de este año.

La sanción fue aplicada por la sala III del Tribunal de Disciplina del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal por haber defendido al juez Axel López en el jury que le hizo el Consejo de la Magistratura.

Según informó la agencia Noticias Argentinas, el abogado de Zaffaroni, Beinusz Szmukler, confirmó que el exjuez no apelará la decisión, aunque la consideró "una venganza política".

Zaffaroni defendió, en febrero de 2015, al juez de Ejecución Penal Axel López, acusado de "mal desempeño" y finalmente absuelto, ante el jurado de Enjuiciamiento del Consejo de la Magistratura. El abogado Omar Yasin denunció a Zaffaroni ante el Tribunal de Disciplina porque consideró que el ex juez de la Corte no cumplió con los dos años de restricción para ejercer la profesión que exige el artículo 3 inciso 9 de la ley 23.187, que rige la actividad de los abogados.

El pasado 31 de mayo, la agrupación Gente de Derecho ganó las elecciones en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Jorge Rizzo fue electo presidente, secundado por el mandamás de Boca y varios dirigentes PRO, como Enzo Pagani, Daniel Lipotevski y Anabella Hers, diputada nacional por Cambiemos y pareja del propio Rizzo.

Fuente: www.eldestapeweb.com

---------


Antecedentes, del archivo de El Mordisco

Quien planea los futuros cuatro años del Poder Judicial no es la Corte, ni los ministros de Mauricio Macri. Ni siquiera es un asesor en funciones. Es Daniel Angelici, el presidente de Boca. Desde antes de que llegara a la Casa Rosada, Angelici ha sido uno de los hombres más cercanos al actual presidente y se ha constituido en uno de sus principales operadores y el encargado de manejar los hilos para la designación de jueces.

Ya no es secreto. Ya no lo oculta nadie. Angelici saca y pone a quien se le ocurre en el Poder Judicial. Maneja los concursos y después decide a dedo, quien de la terna será el designado.

“No, vos no tenés nada para ofrecer”, fue lo que le dijo hace unos días el presidente de Boca a un aspirante a cubrir el cargo de juez de la Cámara Federal de Apelaciones, de San Martín. Ese aspirante era el mejor examen rendido pero, para Angelici, el nombre elegido es el del hijo del juez Morán, presidente de la Cámara Contencioso Administrativo, que casalmente recibe las causas y apelaciones de los Decretos de Necesidad y Urgencia del Ejecutivo Nacional. El hijo de Moran es el peor de los pliegos de la terna que se presentó en el Senado en diciembre último y dio uno de los peores exámenes.

Tiene apenas 34 años y prácticamente ninguna experiencia,… pero tiene algo “para ofrecer”.

Daniel Angelici fue consejero directo de Mauricio Macri para el decreto de nombramiento de Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti como jueces de la Corte Suprema. Incluso el ministro de Justicia, Germán Garavano, se sintió incómodo porque Macri se apoyó en Angelici y no en él.

Al “Tano”, como le dicen en el ambiente de la Rosada, lo califican como un ministro sin cartera, pero especialmente lo tienen identificado como una de las personas más cercanas al presidente y que, junto con otros tres o cuatro empresarios, son el verdadero equipo ideológico y de trabajo de Macri.

“Ya nadie le presenta batalla, según reconocieron con resignación tres fuentes de dos ministerios nacionales que pidieron reserva de nombre para evitar consecuencias. "Quizás Pepín (Fabián Rodríguez Simón) y en algún punto Garavano. Pero ya no es como cuando estaba sólo en la ciudad, la gente antes de enfrentarlo se corre", contó hace unos días el diario La Nación.

Angelici maneja la Justicia, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, ex SIDE), la Inspección General de Justicia… Es el que maneja la mayor cantidad del dinero del juego en el país (el Arena Maipú, es parte de su gran negocio) y, por supuesto, el fútbol.

Según La Nación “Angelici mantiene una relación fluida con algunos magistrados, como María Servini de Cubría y Ariel Lijo; y con fiscales como Carlos Stornelli (es además dirigente de Boca), Raúl Pleé y Gerardo Pollicita, entre otros. El listado de los interlocutores del Gobierno ante la justicia federal también incluye a Garavano, Guillermo Montenegro -embajador ante Uruguay- y el radical Ernesto Sanz”.

La clave y el mayor interés de Angelici, ha sido la ex Side. El diario centenario dice en su informe que “Un organismo que Angelici siempre se fijó como un objetivo fue la AFI. Incluso, según pudo saber LA NACION, se habría ofrecido para conducir "La Casa", como se conoce a la ex SIDE. Finalmente, Macri se inclinó por Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, el señor 5 y la señora 8 de la casa de los espías.

Majdalani es uno de los nexos de Angelici con "La Casa", aunque "la Turca", como conocen todos a Majdalani, también tiene relación con el número dos de la inteligencia durante la década kirchnerista, Francisco Larcher. Otro es Juan José Galea, quien quedó como director de Finanzas del organismo. Para completar el círculo, Galea es cercano a Richarte, otro de los que aún mantiene injerencia en la AFI.

Ahí también aparece Sebastián De Stefano, ex presidente del Consejo de la Magistratura de la ciudad, del grupo más cercano de Angelici, que pasó a trabajar en la AFI con Majdalani.

Con Arribas la relación llega por el mundo del fútbol. Es que el máximo responsable de los espías es uno de los protagonistas centrales detrás de la cuestionada triangulación para transferir al delantero de Boca Jonathan Calleri.

La última incursión de Angelici fue en la IGJ. El flamante mandamás del organismo, Sergio Brodsky, abogado especialista en sociedades, se desempeñaba como subsecretario académico de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y es un hombre de confianza del presidente xeneize”.