martes, 18 de octubre de 2016

Yo no rindo



¿Por qué mi hijo no fue hoy a la escuela?

1- Antes de poner en el centro de la escena el aprendizaje, hay que pensar en la centralidad de la enseñanza.

2- La evaluación es una parte del proceso de enseñanza-aprendizaje, no es un aspecto aislado y recortable.

3- Solo puede evaluarse lo que se enseñó. En un operativo que "cae de la nada" -sin enseñanza previa de lo que se evaluará- no hay aprendizaje posible referido a esos contenidos que se evaluarán.

4- La evaluación debe darse en el contexto de lo enseñando, y atendiendo a las particularidades del sujeto que aprende y de las circunstancias de la enseñanza.

5- El múltiple choice es un método de marketing, encuestas políticas y estadísticas, no una adecuada herramienta para evaluar comprensión lectora u otros fines educativos.

6- En el "múltiple choice" como en todo método de encuesta, la fiabilidad, claridad sintáctica y universalidad de los enunciados (y el conocimiento por parte del lector del referente de ese enunciado) condicionan irremediablemente las respuestas, tanto más aún si quien las elabora desconoce la realidad lingüística, social, cultural del evaluado.

7- Creer que una evaluación es "neutral" ideológicamente es ingenuidad o ignorancia.

Mónica Rubalcaba (docente formada en la Univ. de La Plata, responsable de parte del equipo de Prácticas del Lenguaje para la educación pública de toda la Provincia de Buenos Aires y coautora tanto del Diseño Curricular para la Educación Primaria de la Prov de Bs As en esa misma área como del plan de la carrera Licenciatura en la Enseñanza de la Lectura y la Escritura de la UNIPE, entre otras cosas)