martes, 7 de febrero de 2017

Ahora denuncian a Abed por obligar a los empleados a devolver horas de refrigerio y por persecución política


Luego de que denunciaran a Luis Maiz, mano derecha del intendente de Junín y presidente de la UCR en ese departamento, por distribuir planillas entre los trabajadores para que estos consintieran descuentos partidarios en sus sueldos, ahora las acusaciones son más amplias.

Myrna Villegas, ex empleada municipal Junín, contó que fue empleada municipal durante 9 años en Junín en donde, por su ideología distinta a la del intendente, sufrió maltrato, traslados sin lógica, descuentos compulsivos de sus haberes como cuota partidaria, trabajo fuera del horario laboral bajo amenaza de despido y sostenidas presiones para que renunciara, algo a lo que se negó en repetidas oportunidades.

Desde el municipio llegaron a bloquear su tarjeta de asistencia para cobrar sus haberes. Actualmente se encuentra en litigio con el municipio.

Además indicó que tiene conocimiento de una práctica que se realiza con el personal que tiene mayor dedicación, que consiste en la devolución el día sábado de las horas que legalmente le corresponden por refrigerio.

Por su parte Ricardo Marabini, delegado sindical de ATE en la Municipalidad de Junín, contó que ha sufrido también persecución debido a su ideología, llegando al punto del maltrato verbal y físico, razón por la cual tiene un proceso legal en curso con el municipio.

Respecto de la práctica del refrigerio, sostuvo que el personal con mayor dedicación trabaja 12 hs diarias, (de 7:00 a 19:00 de lunes a viernes) y que legalmente le corresponde una hora de refrigerio diaria. Que hace aproximadamente un año, o año y medio, comenzaron a pedirle al personal que como “gauchada” concurrieran a trabajar los sábados por la mañana, entre 5 y 6 horas, dependiendo del trabajo.

Que si bien al principio el personal accedió, luego, y ante la repetición del pedido patronal, se negó a hacerlo. Que fueron informados por el capataz que esta prestación laboral era obligatoria, porque tenían que devolver las horas que tomaban como refrigerio semanalmente, y que “había que cuidar el trabajo”.

Agregó que transcurrido un tiempo, él como delegado sindical se reunió con el jefe de personal para plantear la ilegalidad de la medida, algo que el jefe de personal reconoció y quedo de enmendar. Sostuvo desde esta reunión ha transcurrido ya mucho tiempo y que siguen trabajando los sábados en la mañana, sin que haya podido concretar nuevamente otra reunión con el jefe de personal para ver que paso, ya que o no le responde o lo hace con evasivas.

También indicó que hasta la semana pasada el personal seguía trabajando los sábados sin percibir remuneración y que asimismo se lo hacía asistir a eventos o actos partidarios de manera obligatoria.