lunes, 23 de mayo de 2016

Kicillof cuenta qué pasó

El primera persona:

Esta mañana pasé una situación desagradable que después, para peor, generó una noticia falsa para meter más odio. Algunos medios dijeron que me agarré a trompadas en la puerta de la escuela de mis hijos, pero eso es mentira.
Doble garrón.
Cuento los hechos. Pero como son familiares y privados, no voy a abundar en más detalles, como es mi costumbre.
Llevaba a mi hijo mayor a la escuela, como todos estos años, siempre sin ningún problema. Él de una mano y en otra su mochila.Veníamos junto con varios padres e hijos caminando para llegar a horario antes del timbre.
De pronto un tipo que no conozco y que NO ES PAPÁ DE LA ESCUELA, parado en la vereda desde hacía rato, grita varios insultos que no entendí, mientras se me viene encima y me tira una patada que da en la mochila.
Lo único que atiné fue a cubrir a mi hijo y correrme, aun con las dos manos ocupadas; y enseguida pudimos entrar a la escuela.
Afortunadamente, no golpearon ni a mi hijo ni a mí. Tampoco yo le pegué a nadie. El hombre quedó afuera de la escuela por 20 minutos más insultando ya no a mí sino a los padres y autoridades que trataban de calmarlo.
Todo muy raro... No parece muy espontáneo que digamos. Vengo de recorrer Córdoba, Rosario, Catamarca, Tucumán con encuentros multitudinarios. Y este fin de semana anduvimos paseando en familia por la ciudad. Recibí mucho afecto, ninguna agresión, aunque a muchos les pese.
Axel Kicillof