lunes, 23 de mayo de 2016

Pedro Brieger: "Demonizaron lo estatal"

(Foto: Trabajadores de RENATEA) 

Anoche la presencia de Pedro Brieger, hizo que el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UnCuyo, luciera repleta.

Habló sin urgencias, con su estilo desestructurado y claro, de distintos temas.

En el último tramo de su disertación, se refirió al rol de los medios de comunicación, la supremacía de las grandes corporaciones y las alternativas posibles.

E hizo un análisis crítico.

“No todo lo que dicen los sectores conservadores y de derecha, es mentira. Y a esto, hay que prestarle atención”, sostuvo.

Para el análisis, puso como ejemplo lo ocurrido en los 90.

Dijo que Bernardo Neustadt, “fue un gran manipulador y un hombre mediático, pero él supo interpretar como pocos algunos problemas que había en la sociedad argentina. Era real que, para conseguir una línea telefónica, había que coimear a un sindicalista de ENTel para lograrlo. (…) También era verdad que los sindicatos solo defendían sus propios intereses… Él (Neustadt) interpretó esto mejor que nadie, para después montarse sobre una reforma tecnológica a través de las privatizaciones”.

Brieger aclaró que esa reforma tecnológica podría haberse hecho desde el Estado. “En Uruguay lo hicieron desde el Estado”, ejemplificó. Además recordó que muchas de las empresas que compraron las estatales argentinas, “tenían capitales estatales europeos”.

Pero el gran logro de Neustadt y los medios dominantes fue “demonizar lo estatal y hacer creer que todo lo estatal es negativo, desde docente a hasta un empleado que te da un turno”.


Para ejemplificar, Brieger contó una experiencia personal

“Yo conseguí el pasaporte en 8 minutos, en una estación de subte y fue el Estado el que organizó las cosas, para que así ocurriera. El Estado demostró que era eficiente. Neustadt se encargó de poner la imagen de lo privado como sinónimo de eficiencia, cuando a nosotros nos consta que no es sinónimo ni garantía de eficiencia. Pero, no cabe duda, que Neustadt comprendió una manera extraordinaria el momento”.

Luego el director de Nodal (www.nodal.am) analizó de la misma forma el presente.

“Cuando la derecha se monta en las denuncias de corrupción, no está denunciando algo falso. Ojalá pudiéramos tener en América Latina gobernantes impolutos, que pudieran decir a los cuatro vientos: ´acá no hay ninguno que afana´. No lo podemos decir”.

Y dio el ejemplo de Brasil: “Una de las banderas del PT, en la década del 70, era el de la honestidad. Y han terminado envueltos en innumerables casos de corrupción” y marcó que Lula puede decir que vive en la misma casa de siempre, pero alrededor suyo hay otros que se han enriquecido ilegalmente.

“Si vamos un poco más para atrás, una de las banderas de la Revolución Cubana también fue la bandera de la honestidad, porque estaban en un mar de corrupción de los políticos ligados a Batista. Para ellos la honestidad fue clave. Pero no solo para triunfar, sino para mantenerse después”.

Luego contó una anécdota, que cierta vez escribió un periodista checo. El hombre contó que, a principios de la década del 60, compartió un viaje en avión con el Che. “Él se dio cuenta que el Che no tenia medias. Averiguó por qué y le dijeron que no tenía medias, porque a él no le habían tocado”.

Brieger reconoció que “es cierto, es un personaje mítico, puede ser, pero es el modelo que nosotros tomamos para referenciarnos”.

Y regresando al origen del tema, Brieger sostuvo que “los medios de comunicación, al ir contra los gobiernos progresistas, han tenido la habilidad de montarse sobre algunos temas. Tienen experiencia y más de un siglo de ejercicio”.

Dijo que “crear algo alternativo es muy difícil. Hay hacer otra televisión, hay que buscar gente capaz. Canal Encuentro es la demostración que se puede hacer algo diferente y hoy la tecnología lo permite”. Y arengó: “Háganlo ustedes. Hoy tener un programa de TV por internet es muy sencillo. Claro, hay que darle contenido. Lo difícil es concretarlo”.

Y remató: “Podemos, en España demostró claramente que se puede. Nosotros, al menos, sabemos lo que no queremos. Demostremos que con la verdad se puede, aunque no sea sencillo”.

----------

Cronista en el lugar: Nicolás Novero